fbpx

¿Qué es la islamofobia?

Desde arriba izq: Tony, Mo-mo, Siham, Mulki, Sara y Sam, víctimas de los atentados contra dos mezquitas en Nueva Zelanda. © The Mosques of Christchurch

No existe unanimidad sobre si la islamofobia es un odio o miedo a lo religioso o si también es un tipo de racismo. A veces hay manifestaciones contra personas por su origen étnico y al que se asocia la religión del islam.

La islamofobia es el miedo u odio contra el islam, los musulmanes y todo aquello que se relaciona con ambos. Las normativas que buscan prohibir delitos de odio como éste, no pretenden coartar la libertad de expresión o críticas lícitas. Su intención es impedir la promoción del odio contra un colectivo o contra una persona por considerarla parte de ese grupo social.

Una comisión mixta de laboristas y conservadores en el Reino Unido se puso de acuerdo en la siguiente definición en 2018: “La islamofobia es de raíz racista y es un tipo de racismo que se centra en expresiones de musulmaneidad o percibida musulmaneidad”. Organizaciones de la sociedad civil de toda Europa trabajan actualmente en la elaboración de una definición útil y común a todos sus Estados miembros.

La islamofobia puede manifestarse en discursos de odio, delitos de odio o terrorismo. Ocurrió en el ataque contra la mezquita londinense de Finsbury Park o los atentados contra las mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda). En Alemania y Reino Unido, por ejemplo, las fuerzas de seguridad han frustrado en años recientes diversos atentados dirigidos contra musulmanes. Otros atentados, como el de Hanau, no pudieron evitarlos.

>>> También puedes leer: “No comprendo por qué mi vida te afecta como para que me odies”<<<

En España, la islamofobia se considera actualmente incluida en la definición de delitos de odio en el Código Penal (art. 510) como parte de los delitos contra alguien o algo por cuestiones religiosas. Sin embargo, algunas asociaciones musulmanas reclaman que tenga su lugar específico al menos en las estadísticas, al igual que el antisemitismo, o más recientemente, el antigitanismo. En Alemania, los registros oficiales sobre este tipo de delitos incluyen desde 2017 específicamente la islamofobia y la cristianofobia junto al antisemitismo y otras manifestaciones de delitos de odio.

Organismos internacionales como la OSCE y el máximo representante para las minorías de la ONU, Fernand de Varennes, han recomendado que se desglosen los datos de delitos de odio según los distintos grupos étnicos y religiosos. Consideran que así se podría evaluar y atajar correctamente cada problemática. En marzo de 2019, el entonces ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, manifestó que el Gobierno estudiaba combatir la islamofobia al mismo nivel que el antisemitismo.

En la islamofobia como en otros fenómenos que pueden derivar, en los casos más graves, en terrorismo, existe a su vez la crítica de que se limite la libertad de expresión. La línea entre ambas no siempre está claramente definida. El Código Penal español establece como delito de odio aquella manifestación contra una persona o cosa (un templo, por ejemplo) por el hecho de pertenecer a un colectivo y ese odio se transmite de forma pública.   

>>> Sigue a Salam Plan– periodismo contra el odio- en Twitter y Facebook<<<

>>> También puedes leer: Marina Prieto: “La islamofobia es un problema de todos”<<<