fbpx

Tres religiones en una sola parroquia (también para ateos) que revolucionará Berlín

Kristin Bohner es cristiana y le da envidia -de la buena- cada vez que ve cómo los musulmanes se postran sobre una alfombra para rezar, sin usar banco alguno. Cagatay Caliskan es musulmán y admira la riqueza de tradiciones que tienen los judíos. Esther Hirsch es judía y reconoce que antes no sabía todo lo que tenían en común judíos y musulmanes. Los tres viven en Berlín. Y los tres forman parte de un equipo que trabaja para sacar adelante el primer gran ‘templo’ que acogerá tres religiones y todas las demás que se quieran sumar, sin dejar de lado a los ateos o agnósticos. Las puertas de ‘House of One’ (algo así como ‘La Casa de Uno’) estarán abiertas…

>>


Mohammed, el delegado de clase con madera de líder: “Mi mayor reto es intentar crear un ambiente sano, donde todos podamos convivir”

Está a solo unas semanas de graduarse en Óptica y Optometría por la Universidad Complutense de Madrid. El primer año de carrera, sus compañeros le pidieron que se presentara para ser delegado de clase, porque -como le dijeron- “tú sabes hablar”. Y repitió durante los tres cursos restantes hasta hacerse también delegado estudiantil de toda la facultad. Su otro fuerte: mediar en conflictos.


La Comisión Islámica de España quedó excluida de las consultas para la ley integral contra la discriminación

El máximo órgano de representación musulmana ante la Administración en España no fue invitado a participar en la elaboración de la Ley Integral para la Igualdad de Trato y contra la Discriminación, que quedó en trámites en la pasada legislatura y se espera aprobar próximamente. Así lo asegura el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, a Salam Plan en esta entrevista. Y ello a pesar de que hay entorno a dos millones de musulmanes en el país y el 43% de ellos son españoles.


“Yo no sabía que era negro… hasta que llegué a Libia”

Ousman Umar salió de su casa en Ghana a los 9 años, aunque por entonces él únicamente sabía que había nacido un martes. En su tribu, los años exactos son irrelevantes. Tuvieron que ser las pruebas sanitarias que le hicieron ocho años después, al llegar a Canarias en un cayuco, las que determinaran su edad. Entonces era crucial determinar si era menor o no, para saber si se podía quedar en España.



Juan y Sara, tus vecinos del 5º sin ascensor

Él es militar y aparejador. Ella, administrativa y estudiante universitaria. Se conocieron cuando ambos trabajaban de camareros en el parque de Gulliver de Valencia al tiempo que lo compaginaban con sus estudios. Resulta que vivían en el mismo barrio y con esa excusa podían volver juntos a casa después del trabajo.