fbpx

Como tú

Tres religiones en una sola parroquia (también para ateos) que revolucionará Berlín

Kristin Bohner es cristiana y le da envidia -de la buena- cada vez que ve cómo los musulmanes se postran sobre una alfombra para rezar, sin usar banco alguno. Cagatay Caliskan es musulmán y admira la riqueza de tradiciones que tienen los judíos. Esther Hirsch es judía y reconoce que antes no sabía todo lo que tenían en común judíos y musulmanes. Los tres viven en Berlín. Y los tres forman parte de un equipo que trabaja para sacar adelante el primer gran ‘templo’ que acogerá tres religiones y todas las demás que se quieran sumar, sin dejar de lado a los ateos o agnósticos. Las puertas de ‘House of One’ (algo así como ‘La Casa de Uno’) estarán abiertas…

>>


Mohammed, el delegado de clase con madera de líder: “Mi mayor reto es intentar crear un ambiente sano, donde todos podamos convivir”

Está a solo unas semanas de graduarse en Óptica y Optometría por la Universidad Complutense de Madrid. El primer año de carrera, sus compañeros le pidieron que se presentara para ser delegado de clase, porque -como le dijeron- “tú sabes hablar”. Y repitió durante los tres cursos restantes hasta hacerse también delegado estudiantil de toda la facultad. Su otro fuerte: mediar en conflictos.


Juan y Sara, tus vecinos del 5º sin ascensor

Él es militar y aparejador. Ella, administrativa y estudiante universitaria. Se conocieron cuando ambos trabajaban de camareros en el parque de Gulliver de Valencia al tiempo que lo compaginaban con sus estudios. Resulta que vivían en el mismo barrio y con esa excusa podían volver juntos a casa después del trabajo.


Alicia y Aladin, la bonita historia de amor entre una católica y un musulmán

Alicia no para de sonreír. Aladin bromea animadamente. Despiden una energía que cualquiera diría que hace solo diez días que fueron papás. Amelia duerme plácidamente al lado mientras sus padres charlan con Salam Plan en una cafetería de Madrid durante una gélida mañana de enero. Han aceptado gustosos compartir su historia de amor para San Valentín.




Sannah Hussain, la boxeadora escocesa que lucha contra el albinismo y la discriminación

«Sin mi enfermedad, creo que no tendría el mismo empuje». A Sannah Hussain le encantaría ser una boxeadora profesional, pero padece albinismo y una enfermedad autoinmune que no le dejan ver bien ni tener la fuerza física que necesitaría. Aun así, no se rinde y ya participó en un espectáculo de lucha tras poco más de medio año de entrenamiento. Y tiene otro encuentro planeado para el próximo marzo.



¿Musulmana y feminista?
Ellas demuestran que es posible

Amparo Sánchez es empresaria. Nessrin E. Bensaid es abogada y periodista. Fátima Tahiri escribe su tesis. Gabriele Boos-Niazy es socióloga. Faeeza Vaid es directora ejecutiva de una ONG. Todas son musulmanas. Ninguna es sumisa. Y todas piden la igualdad con el hombre… y con las demás mujeres.