fbpx

Antisemitismo

Una comparsa con nazis bailando y prisioneras judías con atuendo carnavalero indigna a Israel

No Picture

El desfile de Carnaval en Campo de Criptana el pasado lunes provocó sorpresa e indignación por el número que llevó la comparsa ‘El Chaparral’ llegada desde Cuenca. Lo que sus miembros habían ideado como un homenaje a los judíos y condena del Holocausto, ha provocado polémica y el enfado de la Embajada de Israel en España por “antisemitismo” y “banalizar” la matanza de 6 millones de judíos. La Federación de Comunidades Judías de España ha agradecido su buena intención a la peña responsable, pero le ha pedido “mayor sensibilidad para no banalizar el Mal”.


“Nunca lloré en Auschwitz”

Annette Cabelli tenía 17 años cuando fue deportada a Auschwitz. Al poco de llegar, le cortaron el pelo. De todas partes. Le quitaron la ropa y le tatuaron el número 4065 en el antebrazo. “Ya no éramos humanos, perdimos la dignidad”. Fue entonces cuando tuvo la certeza de que la habían llevado a “una fábrica de matar”.





Los delitos antisemitas aumentan un 20% en Alemania mientras los delitos racistas se disparan a los mismos niveles

En 2018 se cometieron 1.799 delitos de odio contra personas judías en Alemania frente a los 1.504 de 2017, según datos oficiales. Otro aumento preocupante son los delitos de odio racistas, que han subido un 33% y en cifras totales se acercan a los delitos antisemitas. Mientras, los delitos xenófobos se mantienen -con diferencia- en los niveles más altos entre los delitos de odio, con cerca de 8.000 casos al año. La buena noticia: los delitos contra refugiados y musulmanes por cuestiones religiosas han descendido de forma significativa.


Tres religiones en una sola parroquia (también para ateos) que revolucionará Berlín

Kristin Bohner es cristiana y le da envidia -de la buena- cada vez que ve cómo los musulmanes se postran sobre una alfombra para rezar, sin usar banco alguno. Cagatay Caliskan es musulmán y admira la riqueza de tradiciones que tienen los judíos. Esther Hirsch es judía y reconoce que antes no sabía todo lo que tenían en común judíos y musulmanes. Los tres viven en Berlín. Y los tres forman parte de un equipo que trabaja para sacar adelante el primer gran ‘templo’ que acogerá tres religiones y todas las demás que se quieran sumar, sin dejar de lado a los ateos o agnósticos. Las puertas de ‘House of One’ (algo así como ‘La Casa de Uno’) estarán abiertas…