fbpx

El Gobierno estudia combatir la islamofobia al mismo nivel que el antisemitismo

Ahmed Aboul Gheit y Josep Borrell durante la rueda de prensa este miércoles. © Salam Plan

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, se han comprometido a luchar conjuntamente contra la islamofobia tras un breve encuentro este miércoles en Madrid. Por otro lado, Borrell ha anunciado que el Gobierno estaba trabajando en el reconocimiento del Estado de Palestina, actuación que ha tenido que posponer debido a las próximas elecciones generales.

>>> Sigue a Salam Plan- ‘periodismo contra el odio’ en Twitter y Facebook<<<

“Juntos tenemos que compartir una lucha contra los mensajes de xenofobia, islamofobia, antisemitismo… en general contra los mensajes de odio. Juntar nuestras luchas contra el terrorismo y el extremismo, enemigo común”, ha manifestado en rueda de prensa Borrell tras su reunión con el representante de la Liga Árabe. Aunque ha reconocido que su breve reunión -de menos de una hora- no les ha dado tiempo a entrar en detalles de cómo luchar contra la islamofobia, ha subrayado que se trata de un “objetivo común”. Considera que con las medidas que ya hay en marcha “es suficiente”, aunque se ha mostrado abierto a “cualquier iniciativa”.

Preguntado por Salam Plan sobre la tipificación legal de la islamofobia y la petición de Naciones Unidas para que registre los delitos de odio de esta naturaleza de forma separada*, el ministro de Exteriores ha asegurado estar barajando igualar su consideración a la del antisemitismo, que sí se observa como un delito particular de odio tanto en el Código Penal como en las estadísticas al respecto de estos delitos: “Por supuesto, estamos estudiando -porque nos parece razonable- que la islamofobia, como el antisemitismo, se considere una manifestación del odio hacia otros seres humanos y reciba la misma clase de condena”.

“Por supuesto, estamos estudiando -porque nos parece razonable- que la islamofobia, como el antisemitismo, se considere como una manifestación del odio hacia otros seres humanos y reciba la misma clase de condena”

Contradice así al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que recientemente manifestó a este medio en rueda de prensa la falta de necesidad de igualar la islamofobia al antisemitismo en el Código Penal, pues lo considera incluido como un delito contra las creencias religiosas, ya tipificado.

La Asociación de Jóvenes Musulmanes de España y la Asociación Musulmana por los Derechos Humanos reclaman la tipificación de la islamofobia para poder luchar apropiadamente contra ella y porque consideran que va más allá de un odio por motivos religiosos. Así lo reflejó también la definición de islamofobia de una comisión mixta del Parlamento británico, donde conservadores y laboristas se pusieron de acuerdo en que la islamofobia “es un tipo de racismo”.

La Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia (PCCI) en España no está de acuerdo en el aspecto racializado del problema y defiende -como Marlaska- que los delitos de odio contra los musulmanes ya están incluidos en el Código Penal como parte de los delitos de odio contra creencias religiosas. La Plataforma, sí que coincide con otras asociaciones por los derechos de los musulmanes en registrar los delitos de odio islamófobo de forma separada en las estadísticas, cosa que no sucede actualmente. Esta asociación registra desde el año 2014 las denuncias en este sentido, pero depende de que los ciudadanos se las hagan llegar o de lo que observen en medios de comunicación y redes sociales.

La necesidad de reflejar legalmente la islamofobia por separado es clara tanto para Naciones Unidas como para la OSCE o los editores del Informe Europeo sobre la Islamofobia, cuya última edición se presentó este martes en Madrid.

Sería necesario saber en cuántos casos se han perseguido delitos del odio contra la comunidad musulmana [para] conocer la gravedad y extensión de este problema”, explicó el relator especial de la ONU sobre los derechos de las minorías, Fernand de Varennes, tras visitar el país en enero. El desglose por grupos étnicos y religiosos en las estadísticas de los delitos de odio para él es “indispensable”. El relator, no ha querido pronunciarse por el momento sobre la necesidad o no de tipificar la islamofobia penalmente.

>>> También puedes leer: Así es la vida de los musulmanes en España: desde las clases de religión hasta los entierros<<<

Borrell ha afirmado este miércoles que “en España no tenemos muestras preocupantes de islamofobia”. Para él no existe “ningún síntoma de rechazo hacia los ciudadanos de religión musulmana”.

Los delitos de odio debido a las creencias religiosas a los que se refería Marlaska, registraron 103 casos en 2017, lo que supone un incremento del 119% respecto al año anterior. El propio ministro de Interior reconoció al presentar estos datos que existe una “infradenuncia” de los delitos de odio en general, en gran parte por la desconfianza hacia las autoridades en este sentido.

Por otra parte, Borrell ha dicho este miércoles que los inmigrantes de religión musulmana están “perfectamente integrados” en la sociedad española. Cabe recordar que el 43% de los musulmanes en España son españoles, de acuerdo con las estimaciones del Observatorio Andalusí. “El islam no ha llegado en patera, forma parte de la cultura europea”, reivindicó el propio ministro de Exteriores en un evento en enero.

Josep Borrell ha condenado, como ya hiciera a través de un comunicado el pasado viernes, de forma “rotunda” y “absoluta” los atentados contra fieles musulmanes en dos mezquitas de Nueva Zelanda, que dejaron 50 fallecidos y otros 50 heridos. “Queremos creer que corresponden a la actuación de un individuo probablemente perturbado”, ha manifestado.

>>> También puedes leer: Superviviente del atentado en Nueva Zelanda: “Perdono al que mató a mi mujer. Me gustaría abrazarlo”<<<

El dirigente de la Liga Árabe ha considerado que “el mundo civilizado ya es bastante consciente” del fenómeno de la islamofobia”, y ha recordado que el islam es una “religión abrahámica” -es decir, que cree en el profeta Abraham-, al igual que el cristianismo y el judaísmo. Considera que la islamofobia no va únicamente en contra del islam, sino que es el reflejo del “odio al otro, a aquel que no conozco”.

“Por tanto, los musulmanes, cristianos y judíos en las sociedades se enfrentan a un extremismo de personas de la misma sociedad“, ha señalado. Para Aboul Gheit es “una cuestión de tiempo, cultura, educación y enseñanza”.

Reconocimiento de Palestina

En otro orden de cosas, Josep Borrell ha indicado que el Gobierno de Pedro Sánchez ha trabajado sobre la posibilidad del reconocimiento del Estado de Palestina “permanentemente”, pero no quería hacerlo en solitario sino conseguir un bloque de países que se sumaran.

“Algunos gobiernos europeos han reconocido a Palestina. Hay algunos países europeos que están considerando la posibilidad de avanzar en este terreno. Nosotros también lo estábamos considerando, pero no de manera aislada, sino con más países europeos”, ha explicado.

“Nosotros también lo estábamos considerando, pero no de manera aislada, sino con más países europeos”

El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, ha manifestado que el reconocimiento es una “necesidad urgente y crucial”, pues asegura que los Territorios Ocupados están “soportando una presión muy fuerte por parte de [los Gobiernos de] Israel y Estados Unidos”.

Borrell ha respondido que es un asunto de “especial importancia para el Gobierno español”, pero ha señalado el periodo electoral y ha remitido a revisarlo tras el 28 de abril: “Estoy seguro de que tan pronto las elecciones tengan lugar y haya un nuevo gobierno, podemos considerar con mucho interés su planteamiento”.

>>> Sigue a Salam Plan- ‘periodismo contra el odio’ en Twitter y Facebook<<<

*FE DE ERRATAS: Artículo actualizado el 22/03/2019 con la explicación de la PCCI sobre el registro de la islamofobia por separado en las estadísticas. Además se corrige la información inicial que aseguraba que Naciones Unidas ha pedido la tipificación penal de la islamofobia, cuando lo que ha pedido por el momento es su registro separado en las estadísticas de los delitos de odio, a la espera de un estudio en profundidad de la situación española, que está en elaboración.