fbpx

Madrid


Fallece Riay Tatary, presidente de la Comisión Islámica de España y representante de los dos millones de musulmanes en el país

Riay Tatary, presidente de la Comisión Islámica de España, representaba a los dos millones de musulmanes del país. Llevaba hospitalizado varios días sin que nada hiciera temer por su vida. Su papel fue crucial para garantizar los derechos de libertad religiosa de los musulmanes en España. Lo hizo de acuerdo con la Constitución, para cuya redacción fue consultado.


Enterrar al ser querido por vídeo

Un máximo de cuatro personas pueden acudir al entierro de un fallecido con coronavirus. Para las personas creyentes eso implica que uno de esos cotizados puestos lo ocupe un cura, un imán, un rabino… Y para quienes pertenecen a una minoría religiosa, se añade alguna piedra más en el camino para dar sepultura a sus seres queridos. Las soluciones no son fáciles, pero existen.


Los vecinos del centro de menores de Hortaleza fundan una plataforma contra los discursos de odio

Hortaleza por la Convivencia es una nueva plataforma vecinal que apuesta por la integración frente a los discursos de odio que han puesto en el foco de atención a los menores acogidos en los centros de menores de este barrio madrileño. Uno de ellos -que acoge principalmente menores extranjeros no acompañados- sufrió un ataque con Granada en diciembre pasado y su autoría aún no se ha clarificado.


“No hubo Reconquista, sino una lucha entre gente del mismo país”

La profesora de la Universidad de Cambridge, Elizabeth Drayson, considera que se deberían revisar los libros de texto españoles que abordan la época de Al Andalus para ser más fieles a la realidad. Después de ocho siglos de gobernanza árabe en la península ibérica, considera que es más justo hablar de guerra civil entre hermanos que de reconquista de un territorio.






Los escombros de Alepo se convierten en la esperanza de una nueva vida en forma de ladrillos

Alepo era la ciudad industrial de referencia en Siria antes de que estallara la guerra hace ocho años. Pero la mayoría de las fábricas fueron saqueadas, destruidas o trasladadas a la vecina Turquía, cuenta Soura Al Joundi a Salam Plan. Esta mujer siria supervisa la fábrica de ladrillos impulsada por una ONG española hace más de un año en esta devastada ciudad. Casi 140 ciudadanos sirios trabajan allí para reconstruir su vida y las de sus vecinos. ¿Su materia prima? Las toneladas de escombros que llenan sus calles. Ahora un ladrillo solidario busca movilizar al sector español de la construcción para que el proyecto no desfallezca.