fbpx

judíos

El Holocausto, como nunca antes te lo habían contado: ‘Artistas en los campos nazis’

Sobre algún papel conseguido a hurtadillas. Así retrataron decenas de artistas el horror, desde los guetos hasta los campos de exterminio. Arriesgaron su vida doblemente para documentar lo que ocurría o para evadirse de la tortura nazi con lo que mejor sabían hacer. Alguna vez, también les obligaron sus torturadores a hacerles un bonito retrato a cambio de un trozo de pan. O incluso dibujos pornográficos, como le pidieron al español José Cabrero Arnal en Mauthausen.





Enterrar al ser querido por vídeo

Un máximo de cuatro personas pueden acudir al entierro de un fallecido con coronavirus. Para las personas creyentes eso implica que uno de esos cotizados puestos lo ocupe un cura, un imán, un rabino… Y para quienes pertenecen a una minoría religiosa, se añade alguna piedra más en el camino para dar sepultura a sus seres queridos. Las soluciones no son fáciles, pero existen.



No Picture

Una comparsa con nazis bailando y prisioneras judías con atuendo carnavalero indigna a Israel

El desfile de Carnaval en Campo de Criptana el pasado lunes provocó sorpresa e indignación por el número que llevó la comparsa ‘El Chaparral’ llegada desde Cuenca. Lo que sus miembros habían ideado como un homenaje a los judíos y condena del Holocausto, ha provocado polémica y el enfado de la Embajada de Israel en España por “antisemitismo” y “banalizar” la matanza de 6 millones de judíos. La Federación de Comunidades Judías de España ha agradecido su buena intención a la peña responsable, pero le ha pedido “mayor sensibilidad para no banalizar el Mal”.


“Nunca lloré en Auschwitz”

Annette Cabelli tenía 17 años cuando fue deportada a Auschwitz. Al poco de llegar, le cortaron el pelo. De todas partes. Le quitaron la ropa y le tatuaron el número 4065 en el antebrazo. “Ya no éramos humanos, perdimos la dignidad”. Fue entonces cuando tuvo la certeza de que la habían llevado a “una fábrica de matar”.



Trabajadora del kebab atacado en Alemania: “No dijo nada. Fue algo sin orden ni concierto”

Una trabajadora del restaurante de kebab atacado este miércoles en la ciudad alemana de Halle llegó al lugar justo cuando el presunto autor se escondía de la policía tras su coche. Ella relata a Salam Plan cómo el hombre no articuló palabra y no encuentra ningún móvil evidente. Disparó a bocajarro a un cliente, pero renunció a hacer lo mismo con un trabajador al que amenazó a punta de pistola. Fue una de las dos víctimas mortales tras el intento frustrado de matar en la sinagoga cercana.