fbpx

Biblioteca

Mona Eltahawy: “No quiero que me llamen una buena o una mala musulmana, quiero que me llamen una ciudadana de pleno derecho”

No tiene pelos en la lengua. Considera que la gente “tiene derecho a ofender” igual que otros tienen derecho a “protestar frente a la ofensa”. La periodista y activista Mona Eltahawy está en contra de todo tipo de censura. Ya la sufrió personalmente en sus propias carnes, y por ello defiende abordar el supremacismo blanco y el patriarcado contraatacando. De forma pacífica, eso sí.

>>

Ben Rhodes, exasesor de Obama: “Los Trumps del mundo quieren que te rindas”

Quien fuera autor de los discursos y asesor de seguridad de Obama, Ben Rhodes, advierte durante su visita a España sobre el viraje del conservadurismo hacia la ultraderecha. El triunfo de Trump para Rhodes se basa en cinco claves: normalizar la mentira, fomentar las divisiones apelando al miedo, Facebook y Rusia; y antes de todo ello, el viraje hacia la ultraderecha del Partido Republicano.



Antonio Pampliega, corresponsal de guerra:
“Salir de Afganistán fue un error”

Afganistán es mucho más que los talibanes y el burka. Afganistán es “un agujero negro” y a la vez “un país maravilloso”, en palabras de Antonio Pampliega. El periodista que sobrevivió a diez meses secuestrado por Al Qaeda en Siria junto a dos compañeros, nos adentra ahora en el Afganistán menos conocido con Las trincheras de la esperanza (Ed. Península), aunque reconoce que él la ha perdido para ese lugar del mundo.



Mikel Ayestaran: “Siria es un parque temático del horror ahora mismo”

Mikel Ayestaran estaba en Bagdad cuando el grupo terrorista Daesh proclamó su autodenominado ‘Estado Islámico’ en Mosul, también en Irak. Ha presenciado su ascenso y su derrota militar. También es testigo de las ruinas que han quedado tras más de tres años de control en gran parte del territorio de Irak y Siria y las consiguientes batallas para expulsarlos.



Amanda Figueras: “Los musulmanes somos como tú, pero musulmanes”

“Puta retrasada de los cojones”, “imbécil”, “mora de mierda” y otros insultos son los que recibe Amanda Figueras (Vilafranca del Penedès, Barcelona, 1978) a través de su cuenta de Twitter. A pesar de haber sido atacada reiteradamente por haberse hecho musulmana, esta periodista no tiene intención alguna de quedarse callada en una esquina.