fbpx

Las musulmanas de Europa reivindican su sitio en el feminismo

Las europeas musulmanas luchan también contra la islamofobia de género. © Matthew G/ Flickr/CC

Ellas también batallan por la igualdad de la mujer, pero denuncian que su lucha es doble: se ven obligadas a tumbar estereotipos por ser mujeres y por ser musulmanas. Especialmente las que llevan pañuelo.

>>> Sigue a Salam Plan-periodismo contra el odio en Twitter y Facebook . Con datos, hechos e historias para entendernos mejor<<<

Ramia Chaoui no quiere ir sola a la manifestación de este 8-M en su ciudad, Barcelona. Pero no sólo porque resulta más agradable ir en buena compañía, sino porque sabe que se expone a menosprecios o cosas peores por parte de algunas mujeres no musulmanas. Así les sucedió el año pasado a otras musulmanas como ella que salieron a las calles a reivindicar la igualdad de la mujer.

Esta vez se han organizado de antemano para ir juntas y así crear lo que Chaoui denomina un “espacio seguro”. “Entre todas las cosas que me afectan como mujer, como al resto, quiero ir también a reclamar mi presencia en las calles y mi espacio y mi sitio”, explica esta consultora de una aseguradora y youtuber, más conocida como Ramia Schannel en las redes.

“El feminismo no es tener un [único] concepto de mujer, sino más bien permitir a las mujeres la habilidad de ser lo que quieran y darles la oportunidad de tomar sus propias decisiones”

— Hajar El Jahidi, Foro Europeo de Mujeres Musulmanas

“El feminismo no es tener un [único] concepto de mujer, sino más bien permitir a las mujeres la habilidad de ser lo que quieran y darles la oportunidad de tomar sus propias decisiones”, sostiene desde Bruselas una de las responsables del Foro Europeo de Mujeres Musulmanas, la canadiense-marroquí Hajar El Jahidi.

Deja claro que la situación descrita por Ramia Chaoui no es una excepción: “Hay grupos feministas que a menudo olvidan o excluyen a grupos minoritarios como mujeres de color o de minorías religiosas”. Asegura que les afecta “la misma desigualdad de género que a otras mujeres”, además de enfrentarse a la discriminación por su fe.

“El movimiento feminista en Grecia ha tratado de imponer otra opresión, decirnos qué debemos hacer y qué no”

— Anna Stamou, Asociación Musulmana de Grecia

Anna Stamou es directora de una empresa de exportación e importación en Atenas. También es la directora de marketing de la Asociación Musulmana de Grecia. “Todas las mujeres, indistintamente de su religión o ideología, han sido discriminadas frente a los hombres”, recuerda y pide unidad a las mujeres.

Todas las mujeres consultadas para este reportaje se denominan feministas, excepto una. Stamou no se siente identificada con el movimiento feminista en su país, porque asegura que “han tratado de imponer otra opresión, decirnos qué debemos hacer y qué no. El movimiento feminista en mi país considera a las mujeres musulmanas oprimidas, con un lavado de cerebro e incapaces de formarse su propia opinión”. Aún así, este 8 de marzo también participará en las movilizaciones y en la huelga por el Día Internacional de la Mujer. Y es que comparte el postulado clave: la igualdad de la mujer.

>>> También puedes leer: ¿Musulmana y feminista? Ellas demuestran que es posible<<<

Ni sumisas ni tontas

Es la reivindicación para la igualdad que piden las mujeres musulmanas no solo frente a los hombres, sino frente a algunas mujeres no musulmanas que las insultan y consideran que no pueden ser feministas. Repiten por enésima vez que el velo es una opción personal y religiosa. Ellas también condenan aquellas políticas en países donde se obliga a las mujeres a que lo lleven.

Hasta Miguel Ángel Moratinos, recientemente nombrado Alto Representante de la Alianza de Civilizaciones de la ONU, ha destacado esta semana en Twitter que en su lucha por la igualdad para la mujer incluirá también “la percepción de la mujer musulmana”.

“No acepto que otras me eduquen, porque creo que tengo las suficientes herramientas, conocimiento y pensamiento crítico como para yo también replantearme las cuestiones propias de cómo elijo llevar mi vida y mi espiritualidad”, explica la barcelonesa Chaoui, que lleva velo.

“No acepto que otras me eduquen, porque creo que tengo las suficientes herramientas, conocimiento y pensamiento crítico como para yo también replantearme las cuestiones propias de cómo elijo llevar mi vida y mi espiritualidad”

— Ramia Chaoui, consultora en una aseguradora

La presidenta de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia y directora del Instituto Halal en España, Isabel Romero, dice que “por supuesto” que participa en la huelga del 8-M y se manifestará. Pide “que nos dejen en paz a las mujeres con lo que nos pongamos o nos dejemos de poner. Si hay mujeres musulmanas que deciden cubrirse con el hiyab, porque les parece que eso forma parte de su compromiso religioso, no están haciendo daño a nadie”. Por cierto, ella no lleva pañuelo.

Al no ir “velada”, la discriminación que sufre Romero es menor, reconoce. Pero las tornas giran cuando los demás se enteran de su fe: “Yo soy una profesional desde hace muchos años y en el momento en el que me identifico como mujer musulmana, ya parece que no puedes opinar de economía, sociedad ni nada”.

“Soy una profesional desde hace muchos años y en el momento en el que me identifico como mujer musulmana, ya parece que no puedes opinar de economía, sociedad ni nada”

— Isabel Romero, Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia

Frente a la imagen de mujer sumisa, Romero subraya que en el Corán ya se establecieron distintos derechos de la mujer como el divorcio o la herencia. La islamóloga y profesora de la Universidad de Barcelona, Dolors Bramon, que no es musulmana, también considera que la principal escritura sagrada del islam fue revolucionaria para los derechos de las mujeres. Lo cuenta en su libro Ser mujer y musulmana (Ed. Bellaterra) y así lo explicó en Salam Plan.

Aurora Ali es secretaria general de la Asociación Musulmana por los Derechos Humanos. “La mujer musulmana no es ropa”, responde a quienes consideran que velo y feminismo no son compatibles. “Llevar el velo ahora mismo es toda una valentía, una reivindicación feminista, porque es mi fe y lo voy a llevar porque yo decido sobre mi cuerpo”, reivindica. Al igual que Romero, reconoce que por la calle ella tiene el “privilegio” de no ser objeto de odio por ser musulmana, ya que ella ha elegido no llevar hijab.

“En cuanto ven que eres mujer y musulmana, el discurso de odio es directamente lo típico de: ‘tu país’, ‘en Arabia Saudita’, ‘en Irán’… Empiezan con esto, luego ya los ataques y luego el insulto terrorista después de ‘sumisa’”

— Aurora Ali, Asociación Musulmana por los DDHH

Cuenta que sí ha sufrido la denominada “islamofobia de género” en redes sociales. “En cuanto ven que eres mujer, eres musulmana, entonces ya el discurso de odio es directamente lo típico de: ‘tu país’, ‘en Arabia Saudita’, ‘en Irán’… Tatatá, tatatá”, enumera con hartazgo. Y añade: “Empiezan con esto, luego ya los ataques y luego ya normalmente surge el insulto terrorista después de ‘sumisa’. Y esto le pasa prácticamente a cada mujer que sea visiblemente musulmana en sus redes sociales”.

Confiesa que precisamente esa equiparación de musulmán a terrorista es el insulto que más le ha dolido, pero no al recibirlo por Twitter o Facebook, sino por parte de la Administración en cursos de formación contra la radicalización violenta y el terrorismo. No puede dar detalles, por una cláusula de confidencialidad que firmó.

Doble techo de cristal

Igualdad, igualdad, igualdad. Es el concepto que citan todas estas mujeres al ser preguntadas sobre su reivindicación este 8-M. Luchan igualmente por el empoderamiento de la mujer, el fin del denominado “patriarcado”, contra los techos de cristal para alcanzar altos mandos o la discriminación en el mercado laboral, en la sociedad, en altos mandos… luchas iguales que las de otras feministas no musulmanas y que sin embargo para ellas a veces suponen el doble de obstáculos.

La discriminación más habitual a la que se enfrentan en Europa por partida doble las mujeres visiblemente musulmanas, se encuentra en el mercado laboral, según cuentan varias entrevistadas y confirman los datos. Chaoui habla de un “doble techo de cristal”.

“La lucha real por la justicia social existe cuando luchamos por los derechos humanos de otro incluso si no estamos de acuerdo o no le entendemos”

— Hajar El Jahidi, Foro Europeo de Mujeres Musulmanas

Las mujeres con pañuelo en la foto de su currículum solo recibieron una invitación a una entrevista de trabajo en el 3% de los casos en Alemania, según un estudio sobre “Las mujeres olvidadas” llevado a cabo en 2016 en ocho países europeos. En Bélgica, el 44% de los empleadores admitieron que llevar velo podía influir negativamente en la selección de la candidata en los datos recogidos por la Red Europea Contra el Racismo (ENAR, por sus siglas en inglés).

Isabel Romero señala a Salam Plan que en los dos últimos años la islamofobia de género ha aumentado en España, según los datos que recoge la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia. 113 de los 255 ataques contra musulmanes registrados por esta asociación en 2017 fueron contra mujeres. Aunque el informe de 2018 aún no está concluido, asegura que el odio contra las mujeres musulmanas también será en una proporción más alta que contra los hombres.

Frente a la incomprensión o el rechazo del feminismo islámico, la portavoz del Foro Europeo de Mujeres Musulmanas, Hajar El Jahidi, pide que no se las margine: “La lucha real por la justicia social existe cuando luchamos por los derechos humanos de otro incluso si no estamos de acuerdo o no le entendemos”.

“Es hora de que especialmente las mujeres se unan mucho más, que se levanten juntas de forma solidaria contra todas estos problemas y que no se limiten a hablar, sino a actuar conjuntamente y a luchar las unas por las otras”, ha dicho la directora ejecutiva the la Sociedad Islámica de Reino Unido, Julie Siddiqi, en un video publicado por la ONG británica Tell Mama. Las musulmanas europeas y de Europa también quieren igualdad… e inclusión en el movimiento feminista.*

>>> Sigue a Salam Plan-periodismo contra el odio en Twitter y Facebook . Con datos, hechos e historias para entendernos mejor<<<

*Último párrafo añadido en una versión posterior para incorporar la voz de las musulmanas británicas.