10 respuestas clave para prevenir la radicalización islamista según un teólogo musulmán

Manifestación de la unidad frente al terrorismo. Agosto 2014, EEUU. © Elvert Barnes Protest Photography

Abdelaziz Hammaoui lleva más de una década trabajando en la prevención de la radicalización no violenta de musulmanes en España y otros países europeos.

“Hay un grupo que lo que quiere es secuestrar unos valores de nuestra religión (musulmana), tergiversarlos y llevarlos al extremo”, lamentó el sociólogo y teólogo musulmán en una reciente jornada sobre la “Prevención frente a la radicalización violenta de nuestros menores” celebrada en Melilla y organizada por el Centro Unesco de esa ciudad junto al CISEG (Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global). Hammaoui indicó que el propio profeta Muhammad (o Mahoma) elogió a quienes lucharan pacíficamente contra los extremistas que manipularan su mensaje.

En más de una década trabajando con jóvenes de España y otros países europeos como Francia o Austria, Hammaoui, ha visto cómo algunos menores daban señales de radicalización como muestra de rebeldía contra la sociedad o alguna injusticia social. Sin embargo, únicamente recuerda un caso en el que un adolescente llegó a justificar la violencia.

Para quien fuera Premio Nacional de Juventud 2013, no cabe duda de que los menores radicalizados son víctimas de una manipulación ideológica de quienes se aprovechan de que en el islam no existe más autoridad religiosa que los propios textos del Corán y de la vida del principal profeta del islam en la Sunna. “No tenemos un Vaticano, no tenemos a un Papa, y esto es bueno y es malo”, opina. “Es bueno, porque permite que haya un debate abierto sobre cuestiones teológicas, que permite muchas líneas de investigación y desarrollo. Pero es malo cuando hace falta la opinión única o versión oficial sobre los hechos”.

“En el islam no tenemos un Vaticano, no tenemos a un Papa. La autoridad religiosa está en los textos”

Así se produce la primera gran manipulación de los terroristas o de quienes, sin llegar a la violencia, defienden una versión radicalizada del islam: llamar “yihad” a una guerra de individuos o un grupo de gente contra quienes denominan “cruzados”. Hammaoui responde a esto con los siguientes valores y fundamentos islámicos:

1. Yihad es esfuerzo por mejorar.Yihad para nada significa ‘guerra’ ni mucho menos ‘guerra santa’”, defendió Hammaoui. “Es un concepto ético islámico que se refiere a la lucha (diaria por ser mejor). En los libros históricos muchos hablan sobre todo de una faceta [bélica] de la yihad para defender a las comunidades, cosa que hoy hacen los ejércitos”.

Para este imán que ejerce de forma itinerante en diversas mezquitas de Melilla, “manipular el término es quitarle toda la parte ética, personal. Yihad son muchas cosas que en el día a día realiza una persona para mejorar su persona, el bienestar familiar, la sociedad… Yihad, por ejemplo, es levantarte todas las mañanas para ir al instituto, al trabajo y hacerlo de una forma digna”.

>> Para saber más, puedes leer: El verdadero significado de ‘yihad’ y cómo los terroristas lo incumplen punto por punto<<

2. No hay califa o emir con autoridad indiscutible. El grupo terrorista Daesh no solo se autodenominó “Estado Islámico” para dar apariencia de legitimidad estatal a su violencia, sino que además su líder, Abu Bakhr al Bagdadi, se autoproclamó califa. Pero Hammaoui recordó que eso es lo que hacen los grupos terroristas: “crear una autoridad religiosa inexistente, (pues en el islam) la autoridad (únicamente) está en los textos” ya citados.

3. El profeta Muhammad no quiere extremistas. Hammaoui destacó en su ponencia el ejemplo de Zeinab, quien puso una cuerda para mantenerse de pie toda la noche rezando en tiempos del profeta Muhammad y cuando éste se enteró, la llamó a la moderación y ordenó que se quitara la cuerda.

4. “No cabe coacción en la religión”. Lo dice tal cual el Corán en su inicio (Sura 2: 256). Otra Sura (10:99) también indica la libertad de fe: “Si tu Señor hubiera querido, todos los habitantes de la tierra, absolutamente todos, habrían creído. Y ¿vas tú a forzar a los hombres a que sean creyentes?”.

“¡Que crea quien quiera y quien no quiera, que no crea” (Corán 18:29), citó el teólogo también durante la jornada en Melilla. Sin embargo, no mencionó lo que sigue en esa misma aleya: “Hemos [habla Dios] preparado para los impíos un fuego cuyas llamas los cercarán. Si piden socorro, se les socorrerá con un líquido como de metal fundido, que les abrasará el rostro”.

Preguntado por Salam Plan, Hammaoui asegura que no existe contradicción entre la primera frase y las que le siguen en ese apartado del Corán, pues explica que los impíos -según la traducción de referencia al español de Julio Cortés– no son quienes no creen, sino que se refiere a “los injustos”, pues el término en árabe es “addalimin” y esa es la traducción literal. Así, ese castigo divino sería para “criminales de la historia humana como Hitler y Mussolini u otros que han provocado masacres”.

El imán, que actualmente ejerce de forma itinerante en diversas mezquitas de Melilla, admite que “claro que suena muy duro”, pero en cualquier caso -subraya- la acción contra los injustos es una que según el Corán queda reservada a Dios, no al ser humano.

“La radicalización no es un problema de los musulmanes como tampoco el machismo es un problema de las mujeres. Es un problema social y todos tenemos que implicarnos en esta lucha”

5. La diversidad es una voluntad de Dios. “Os creamos de un varón y de una hembra e hicimos de vosotros pueblos y tribus [diferentes] para que os conozcáis unos a otros. Ciertamente, el más noble de entre vosotros es el que más Le teme [es el que tiene mejor corazón]”, Corán 49:13.

6. El diálogo con el diferente ocupa casi la mitad del contenido del Corán, defiende Hammaoui. “Y colaborad entre vosotros para el bien y la virtud y no colaboréis entre vosotros en la inmoralidad y la injusticia”, citó.

7. El Corán condena la violencia. “Quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad. Y quien salvara una vida, fuera como si hubiera salvado las vidas de toda la Humanidad” (Sura 5, 32). El profeta Muhammad defendía que todo pecado tiene solución, excepto la sangre, recordó el teólogo.

8. El juicio a los demás es competencia exclusiva de Dios. “La misericordia como lema principal para iniciar cada Sura [capítulo] del Corán, (que) empieza ‘en el nombre de Dios, el misericordioso’”, destacó este experto.

9. El Corán como lección histórica. Para Hammaoui, el libro sagrado del islam “llama a aprender de la historia para no repetir los errores”. Explica a Salam Plan que el Corán insta en muchas aleyas “a leer la historia para ver cómo fue el final de los injustos y los malos por un lado, y de los justos y buenos por otro”.

10. La paz como eje de la fe musulmana diaria. “El musulmán repite a diario la palabra salam (que en árabe significa “paz”) 100 veces”, calcula este teólogo musulmán: 6 veces en cada una de las cinco oraciones diarias, además de todas las veces que se incluye en los saludos al prójimo.

Abdelaziz Hammaoui terminó su ponencia en Melilla, donde ahora comienza un nuevo proyecto de educación islámica*, para pedir la colaboración de todos. “La radicalización es un problema de todos, no es un problema de los musulmanes como tampoco el machismo es un problema de las mujeres. Esto es un problema social que tenemos todos y todos tenemos que implicarnos en esta lucha y no dejar que nos ganen esta batalla”.

*Si te interesa participar en los cursos que imparte Abdelaziz Hammaoui en Melilla, puedes ponerte en contacto con él a través del correo [email protected]