fbpx

Psicóloga de las víctimas de Barcelona y Cambrils: “Antes de tuitear algo, piensa que las víctimas pueden leer eso y que podría ser tu madre”

La psicóloga Sara Bosch dice que no hay que tener miedo de preguntar a las víctimas cómo están. Foto cedida

Las víctimas de los atentados de Cataluña afrontan el juicio con “menos confianza” en que la verdad salga a la luz. “La verdad no cura, pero es un bálsamo que ayuda a seguir adelante”, explica la jefa de la unidad de psicología que atiende a la mayoría de las víctimas psicológicas de Barcelona y Cambrils.

Este martes comienza el juicio contra los imputados por colaborar con los terroristas que mataron a 16 personas y dejaron más de 100 heridos físicos y psicológicos el 17 de agosto de 2017. Las sesiones ante la Audiencia Nacional se prolongarán hasta diciembre.

Sara Bosch es jefa de la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT), formada por psicólogos, psiquiatras y abogados. Comparte con Salam Plan cómo se encuentran las víctimas en estos momentos y cómo pueden ayudarlas tanto las personas cercanas como la sociedad en general a pasar este trance.

>>>También puedes leer: Cómo reconstruye la convivencia la ciudad que vio crecer a los terroristas de Barcelona y Cambrils<<<

¿Cómo afrontan las víctimas el comienzo del juicio?

Diría que con esperanza y con menos confianza.

¿Con menos confianza por qué, en qué?

En que realmente se pueda desvelar, o se pueda ver toda la verdad. Porque su sensación, su percepción, como la de mucha gente -incluso la del alcalde de Ripoll [que estaba en TV3 conmigo esta mañana]-, es que hay algunos aspectos que no se han investigado o no se han querido investigar, o como mínimo hay sombra.

“No se quiere o no se está por la labor de que ocurran las expectativas de las víctimas en cuanto a querer saber la verdad”

¿Se refiere al presunto papel del CNI en su contacto con el imán de Ripoll?

Claro, a toda esa trama anterior que responda al por qué, y a cómo se gesta todo. Poder saber toda la situación tal cual sucedió, todas las vinculaciones que podía haber, todos los conocimientos que se podían haber tenido. Conocer la verdad. Para eso hay que tener una voluntad de querer investigarlo absolutamente todo. Y desde el momento en el que tampoco se ha hecho una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, es que o no se quiere o no se está por la labor de que ocurran las expectativas de las víctimas en cuanto a querer saber la verdad. Eso ya genera un interrogante más.

>>>También puedes leer: El padre del pequeño Xavi asesinado el 17 A revela su conversación con el imán al que abrazó<<<

Por otro lado, que no se les acuse por asesinato… obviamente, no son los autores materiales. Pero estamos hablando de una colaboración. Esa colaboración hay muchas personas letradas que piensan que sí y van a intentar que también se les impute esa responsabilidad penal.

¿Hasta qué punto es importante para una víctima saber la verdad para poder seguir adelante?

La verdad no cura, la verdad no elimina el dolor, ni el miedo ni la tristeza. Pero sí que sirve como mínimo para pensar que cuando sucede algún hecho que es increíble, que no debería suceder, al menos todo lo que te ayuda a entender lo que sucedió es un bálsamo. Es un bálsamo y es un derecho fundamental, que psicológicamente contribuye a la continuidad. A partir de ahí puedes caminar de otro modo. Si no, estás estancado.

¿Qué herramientas o apoyo les estáis dando como psicólogos a las víctimas para hacer que estos momentos del juicio, que además se va a prolongar hasta diciembre, sean menos difíciles?

No necesitan un tratamiento específico para esto, porque además la mayoría de personas ya están en su tratamiento individualizado con sus psicólogos o sus psiquiatras. Por otro lado, nosotros [desde la Uavat] sí que estamos ahí muy cercanos a ellos. Fomentamos las relaciones entre ellos, hay mucha comunicación con ellos y entre ellos, muy constante… ese apoyo fundamental y continuo de personas que te entienden y que están pasando por lo mismo que tú. Estamos todos los días en contacto personal con ellos, con la mayoría de personas. No todas quieren tampoco.

“No hay que tener miedo a preguntarles. Que las personas sepan que los demás también están en eso, porque les tocó a ellos, pero podrías haber sido tú o yo”

¿Cómo pueden ayudarles sus amigos y personas cercanas ahora? Por ejemplo: ¿conviene mencionar el juicio o esperar a que lo mencionen ellas primero?

Creo que no tenemos que tener nunca miedo de plantearle la realidad a alguien que está sufriendo, porque lo que nosotros le podamos preguntar no le va a hacer sufrir más. A veces pensamos que les podemos hacer pensar en algo que en ese momento pues están bien, pero obviamente están los medios de comunicación, está el día a día.

Yo creo que tenemos que ser transparentes, naturales. Por lo tanto: “oye, con el tema del juicio, ¿cómo estás?”. No pasa nada. Que las personas sepan que los demás también están en eso, porque les tocó a ellos, pero podrías haber sido tú o yo. Es desde este punto desde el que la sociedad te ayuda, entendiendo que al final con el terrorismo tú has puesto la piel, pero es un problema de todos y que nos preocupa a todos.

No hay que tener miedo a preguntarles, obviamente no hacer preguntas más allá, morbosas, dejarlo abierto. Y la persona que comparta lo que quiera. Si no quiere compartir, pues no quiere compartir. El que no quiera hablar, no quiere hablar, pero -como mínimo- darle esa entrada.

>>>También puedes leer: Lo que nunca debes decirle a una víctima del terrorismo y las mejores formas de ayudar<<<

Mencionaba a los medios de comunicación. ¿Qué podemos hacer los medios y la sociedad en general con las redes sociales, que a veces sin querer a lo mejor se hace más daño?

Cualquier persona que antes de escribir algo, sea un tuit o un artículo, simplemente tenga en mente que las víctimas pueden leer eso y que esa víctima podría ser su madre, su pareja o su hermano, yo creo que todos entendemos el tono en el que tenemos que hablar.

Ser respetuosos y, por supuesto, intentar darles voz a las víctimas. Porque los auténticos protagonistas no son los imputados; desgraciadamente, son las víctimas. Y este juicio, es natural, pero tiende a eclipsarlas un poco.

¿Cuántas personas ha atendido o atiende Uavat a lo largo de este tiempo?

El trabajo de la Uavat depende de subvenciones, en este caso de la Generalitat, y como nos ha pasado a todos, se ha visto afectado temporalmente. Sí que es verdad que nosotros hemos seguido activos y receptivos; tampoco hemos podido localizar a más personas. Seguimos más o menos con las mismas.

De hecho, las personas de las personas que hicieron trámites con el Ministerio del Interior [con la Uavat] creo recordar que fueron 117 personas. Y de todas esas personas, aproximadamente el 80% ha resultado denegado. Las víctimas que nosotros hemos atendido, son las psicológicas, que son las que fueron al dispositivo de emergencia del Ayuntamiento [de Barcelona]. No quedaron recogidas en el listado de heridos. Es todo ese colectivo de víctimas psicológicas.

Hay algo muy significativo: del listado de heridos de la Generalitat, el Ministerio del Interior cifra 137; en cambio, en el auto de procesamiento hay 170 más otro número de víctimas que no se contabiliza, porque estaban pendientes de forense o demás. Es una diferencia que ya empezamos mal, ¿no?

“Lo malo es que los listados de víctimas reconocidas se cierran muy pronto y fundamentalmente incluyen a los heridos físicos. Los de salud mental quedan en agravio”

¿Es por la diferenciación entre heridos físicos y psicológicos?

Lo que nos tememos, y así se nos llegó a transmitir desde la propias personas que podían filiar [en los trámites para ser reconocidas oficialmente las víctimas de terrorismo], probablemente haya un serio déficit de los heridos psicológicos en el listado de los heridos [en los atentados de Cataluña]. Personas atendidas en sanidad pública. Fundamentalmente eran heridos físicos, y luego hay muchas personas que evitan ir al psicólogo, porque forma parte del trauma.

Las personas que en su momento no quisieron ir al psicólogo, que intentaron que el tiempo lo fuera curando, y al final han acabado con profesionales privados… estas personas nunca estarán en un listado aportado por Salud de la Generalitat.

Lo malo es que los listados [de víctimas de terrorismo reconocidas] se cierran muy pronto y fundamentalmente incluyen a los heridos físicos, y los de salud mental quedan en agravio.

Entre las personas que atiende su unidad también hay alguna víctima extranjera. ¿Supone alguna dificultad añadida vivirlo desde fuera o, al contrario, ayuda estar más lejos?

En cuanto a los trámites es más complicado, porque además lo tienen que hacer vía consulado… Otra cosa es que la distancia, desde el punto de vista psicológico y volver a tu país, donde no ha sucedido eso, hace que tengas menos temor en las calles. Te sientes más protegido.

La cercanía que te pueden dar las personas que han pasado por lo mismo, también es un elemento muy importante.

“Tenemos un grupo de WhatsApp enorme. Es el foro donde todo el mundo se puede entender y se siente muy acompañado. Los lazos del dolor son muy intensos”

Con la pandemia del coronavirus, esa cercanía también se ha dificultado.

Bueno, tienen las redes sociales. De hecho, tenemos un grupo de WhatsApp enorme, con todo tipo de afectados en el que no solamente hay del 17A. También hay del 11M, de ETA, de Grapo… Al final, el hecho de compartir hasta el ‘buenos días’, hasta un comentario del covid, obviamente ahora el tema del juicio, o cualquier problema que he tenido con el trámite de reconocimiento [como víctima]… pues es el foro donde todo el mundo se puede entender, y donde la gente se siente muy acompañada. Además, se quieren un montón. Han hecho unos lazos… los lazos del dolor, que también son muy intensos.

¿Qué les querría transmitir usted hoy a las víctimas de los atentados de Cataluña?

Yo personalmente, que no me los quito de la cabeza. Que me siento no cerca, sino dentro, con ellos. Que todos los que entendemos este -aunque sea obviamente desde los 10 centímetros de distancia- que entendemos por lo que están pasando. Y que independientemente de la circunstancia penal, independientemente de que no se cubran las expectativas, por favor, que sigan continuando. Porque hay otros aspectos de la vida y que espero que eso no los eclipse demasiado tiempo.

>>> Sigue a Salam Plan– periodismo contra el odio- en Twitter y Facebook<<<