fbpx

Auschwitz

El Holocausto, como nunca antes te lo habían contado: ‘Artistas en los campos nazis’

Sobre algún papel conseguido a hurtadillas. Así retrataron decenas de artistas el horror, desde los guetos hasta los campos de exterminio. Arriesgaron su vida doblemente para documentar lo que ocurría o para evadirse de la tortura nazi con lo que mejor sabían hacer. Alguna vez, también les obligaron sus torturadores a hacerles un bonito retrato a cambio de un trozo de pan. O incluso dibujos pornográficos, como le pidieron al español José Cabrero Arnal en Mauthausen.


“Nunca lloré en Auschwitz”

Annette Cabelli tenía 17 años cuando fue deportada a Auschwitz. Al poco de llegar, le cortaron el pelo. De todas partes. Le quitaron la ropa y le tatuaron el número 4065 en el antebrazo. “Ya no éramos humanos, perdimos la dignidad”. Fue entonces cuando tuvo la certeza de que la habían llevado a “una fábrica de matar”.