Instituciones Penitenciarias lanza un programa de terapia contra el odio

El CIS Victoria Kent de Madrid es uno de los seis centros del programa 'Diversidad'. © Google Street View

50 sesiones individuales y grupales ofrecerán una terapia “psicoeducativa” a los condenados por delitos de odio en seis centros penitenciarios españoles. Se trata de un programa piloto para luchar contra la xenofobia, la homofobia y otros delitos, como los cometidos contra alguien por sus creencias religiosas.

Este mes de octubre comienza el ‘Programa Diversidad: por la igualdad de trato y no discriminación y frente a los delitos de odio’ después de un año de preparaciones. La reforma del Código Penal en 2015 obliga a ello, pero también la “demanda social”, según el organismo.

El artículo 510 y siguientes del Código Penal prevén penas de prisión de hasta cuatro años para quienes “fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia”. Pero también para las personas penadas por otros delitos con el agravante de “cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otras clases de discriminación”, según el artículo 22.4.

Delitos de odio contra una religión

Desde el Ministerio del Interior, indican a Salam Plan que sus informes sobre los delitos de odio no distinguen específicamente aquellos relacionados con las distintas religiones y confesiones que sufren ataques, como la islamofobia. Las estadísticas únicamente pueden diferenciar los delitos de odio antisemitas, porque la ley los tipifica como un delito particular.

A pesar de esto, fuentes de Instituciones Penitenciarias aseguran a este medio que entre los presos que participarán en el programa también habrá personas que hayan cometidos delitos de odio contra los musulmanes. Sin embargo, no han podido concretar una cifra a Salam Plan. “No podemos llegar a saberlo”, han indicado. Aducen que el motivo está en la falta de digitalización de las condenas y la diseminación de los documentos correspondientes en papel por los distintos centros penitenciarios.

Las estadísticas oficiales muestran que en 2015 hubo 70 delitos de odio relacionados con la religión (a parte de los antisemitas), una cifra que descendió un 33% al año siguiente, cuando se registraron 47 delitos de odio por motivos religiosos. La mayor parte de ellos se cometieron en Cataluña, la Comunidad de Madrid y Navarra. El informe de 2017 aún no está disponible; desde Interior señalan que se está ultimando.

La participación en el programa será voluntaria para las personas que cumplen pena privativa de libertad y obligatoria para los condenados a penas y medidas alternativas. Los presos podrían ver conmutada su pena por un juez o tribunal, un incentivo previsto por el Código Penal (artículo 83).

Terapia contra el autoritarismo y los prejuicios

El tratamiento “psicoeducativo” consta de cuatro fases. Tras una primera de evaluación, habrá una segunda “fase terapéutica contra el autoritarismo, la intolerancia, la baja autoestima o los prejuicios, entre otros”, ha indicado Instituciones Penitenciarias. Después se evaluarán los resultados del tratamiento y en la última fase se propondrá a la víctima y al delincuente que se reúnan, como parte de la denominada “justicia restaurativa”.

El programa, pionero en España, ha sido elaborado por psicólogos penitenciarios, expertos universitarios en esta materia y organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan contra la discriminación en distintas formas y la resolución de conflictos de forma pacífica.

En octubre comienza la fase piloto en los Servicios de Gestión de Penas y Medidas Alternativas de A Coruña, Tenerife, Valencia y Valladolid, además de en el CIS Victoria Kent de Madrid y en el Centro Penitenciario Madrid IV–Navalcarnero.

**Ya que estás aquí… te queremos pedir un pequeño favor: comparte el trabajo de Salam Plan en tus redes sociales para que cada vez más personas conozcan nuestro periodismo contra el odio, sin propaganda, sin sensacionalismo. Además, puedes seguirnos en Twitter o Facebook. Pásalo. ¡GRACIAS!