fbpx

Menores de hasta 13 años, entre los acosadores habituales de los musulmanes en Reino Unido

Mezquita central de Londres. Foto: Loz Pycock/ CC

Entre 13 y 18 años. Esas edades tenían la mayoría de los autores de los incidentes de odio islamófobo en 2017 en Reino Unido, según el informe anual de la organización británica Tell Mama. La ONG denuncia también campañas de odio online dirigidas desde cuentas rusas de Twitter.

Tell Mama recogió al menos 1.201 denuncias de incidentes contra musulmanes en ese país el año pasado. Sumado a otras 129 denuncias cuya naturaleza islamófoba no pudo ser verificada, supone el récord de más ataques contra estas personas desde que comenzaran estos registros en 2012.

“Son tiempos profundamente preocupantes”, ha dicho la directora de Tell Mama, Iman Atta Obe. “Observamos más incidentes agresivos en la calle, perpetradores más jóvenes, un vandalismo mayor y una interferencia internacional por parte de cuentas bien organizadas en redes sociales”, ha añadido.

“Son tiempos profundamente preocupantes, con más incidentes agresivos en la calle, perpetradores más jóvenes, un vandalismo mayor y una interferencia internacional por parte de cuentas bien organizadas en redes sociales”

“La base de unos autores más jóvenes parece indicar que el odio en internet puede estar extendiendo su sangre hacia una sociedad más amplia y una demografía más joven. Más que nunca, debemos unirnos y redoblar nuestros esfuerzos contra aquellos que pretenden dividir a las comunidades”.

El 70% de los “incidentes” verificados ocurrieron offline(839); es decir, a nivel de calle en lugar de internet, lo que supone un aumento del 30% comparado con 2016 (643). Entre 2015 y 2017, Tell Mama ha registrado 3.005 incidentes verificados en el Reino Unido. Mientras que la cantidad de incidentes en internet ha permanecido relativamente constante, se ha constatado un incremento constante de incidentes ajenos a la Red año tras año.

La edad más habitual de las víctimas (un total de 978) fue de 26 a 35 años en 2017. La edad más común para los autores de los ataques o acosos (un total de 1.161 perpetradores) fue de entre 13 y 18 años, en los casos en los que este dato estaba disponible. Pero también hay víctimas y autores menores de 12 años, con una proporción mucho mayor entre las víctimas (15%)

Los incidentes islamófobos a menudo suceden en espacios públicos con gran afluencia de gente, como zonas comerciales o redes de transporte público. Esto puede hacer creer a los autores que “pueden actuar con impunidad”, consideran desde Tell Mama.

Crímenes o incidentes en redes sociales como Facebook o Twitter suponen un tercio de los registrados en 2017, un 16% más que en 2016. La organización británica indica que esto forma parte de una tendencia más amplia en su base de datos, donde se ha dado “un marcado giro hacia incidentes offline más serios, tales como ataques físicos, amenazas o abusos en general”, ha indicado en una nota de prensa.

El aumento de incidentes registrados también puede deberse a una mayor concienciación a la vez que un mayor conocimiento de Tell Mama, cuya labor consiste precisamente en reportar y recoger los incidentes contra los musulmanes en Reino Unido.

Bots rusos en Twitter

El informe annual de Tell Mama ofrece ejemplos de bots en Twitter dedicados a promover activamente el odio hacia los musulmanes. Una de esas cuentas [email protected], que promovió la propagación de la foto de una mujer musulmana pasando junto a una víctima del atentado sobre el puente de Westminster. En la imagen podía parecer que a la mujer le resultaba indiferente la víctima.

El diario británico The Guardian informó más tarde de que la cuenta @SouthLoneStar era la “creación de una empresa de búsqueda de internet, un “ejército de trolls” rusos con base en San Petersburgo”. Se trataba de distintos grupos de unas 20 personas trabajando en turnos de doce horas por un sueldo de unos 45.000 a 65.000 rublos al mes (entre 630 y 920 euros de entonces aproximadamente). Así es como “creaban una campaña de desinformación”, según el periódico.

“Debemos mantenernos vigilantes contra las interferencias extranjeras, que en este caso emanan de Rusia, que tratan de promover la división y la intolerancia en el Reino Unido”

“Debemos mantenernos vigilantes contra las interferencias extranjeras, que en este caso emanan de Rusia, que tratan de promover la división y la intolerancia en el Reino Unido”, han dicho desde Tell Mama.

El 52% de los incidentes online reportados a Tell Mama en 2017 sucedieron en Twitter (el 37%, en Facebook). La ONG británica acusa a la red social de “inactividad a la hora de retirar material de odio antimusulmán”, una actitud que no solo considera “profundamente preocupante” sino “una terca falta de deseo de entender este odio en su plataforma”.

Su informe anual crítica duramente la “incapacidad (de Twitter) para evitar que los individuos puedan abrir nuevas cuentas repetidamente cuando ya se les ha prohibido usar la plataforma”.

Los incidentes de odio más habituales

La forma de acoso o ataque islamófobo más común en el Reino Unido es el denominado “comportamiento abusivo”, seguido de ataques físicos.

El vandalismo ocupó el tercer lugar en 2017 y reemplazó así los comportamientos amenazadores en ese puesto.

La discriminación es el cuarto incidente de odio contra los musulmanes que más a menudo se produce, según los registros de Tell Mama. Esta categoría incluye maltrato, denegación de oportunidades o de servicios basado en “prejuicios islamófobos, algunos de los cuales fueron de naturaleza institucional”, señala el informe.

**Ya que estás aquí… te queremos pedir un pequeño favor. Comparte el trabajo de Salam Plan en tus redes sociales para que cada vez más personas conozcan nuestro periodismo contra el odio, sin propaganda, sin sensacionalismo. Además, puedes seguirnos en Twitter o Facebook. Pásalo. ¡GRACIAS!