fbpx

Thomas Kemmerich

Aceptar el apoyo de la ultraderecha provoca una grave crisis en el partido liberal alemán

Un ‘presidente autonómico’ del partido liberal FDP ascendió al cargo esta semana gracias a los votos a favor de los cristianodemócratas de Angela Merkel y a los de Alternativa para Alemania, el Vox germano. En un país acostumbrado a un cordón sanitario frente a los partidos de ultraderecha, la canciller Angela Merkel tachó de «imperdonable» esta forma de obtener la presidencia y pidió nuevas elecciones regionales.