fbpx

La campaña ‘castiga a un musulmán’ en Reino Unido se topa con esta para ‘querer a un musulmán’

Campaña para "querer a un musulmán" el próximo 3 de abril. © Twitter

Muchos londinenses se encontraron en sus buzones una carta que proponía conseguir puntos el próximo 3 de abril atacando a musulmanes hasta poniendo bombas en mezquitas. Mientras la policía lo investiga, los ciudadanos se movilizan para que suceda todo lo contrario.

La misiva islamófoba y xenófoba se titulaba “castiga a un musulmán” (‘Punish a muslim’). Afirmaba “te han herido, te han hecho sufrir” y animaba a no seguir a un “rebaño” que a su modo de ver “permite que países de mayoría blanca en Europa y América del Norte” acaben sustituyendo sus sistemas democráticos por un “estado policial bajo la sharía” (ley islámica).

Sin más firma que una irónica referencia de contacto a los tribunales londinenses, el panfleto proponía una lista de acciones para el próximo 3 de abril. Cada acción se premiaría con un número de puntos, cuanto más sangrienta la acción mayor puntuación. Insultar a un musulmán, arrancar el hiyab de una musulmana, arrojarles ácido a la cara, pegarlos, torturarlos, poner una bomba en una mezquita o lanzar un ataque nuclear contra La Meca.

La unidad antiterrorista de la Policía está investigando el suceso como un presunto crimen de odio y tratando de dilucidar su origen. Recientemente el jefe antiterrorista de Scotland Yard, Mark Rowley, había advertido sobre el incipiente riesgo de terrorismo de ultraderecha en el Reino Unido y había advertido de que por primera vez están organizados en grupos, como informó Salam Plan. De hecho, el año pasado la Policía británica frustró cuatro atentados de supremacistas blancos y ya se ha ilegalizado a un grupo de extrema derecha calificado como terrorista, el National Action (Acción Nacional).

Mientras, la diputada conservadora Anna Soubry ha pedido una definición oficial de islamofobia y ha calificado la violenta campaña antimusulmana como una “incitación al terrorismo”, según ha recogido el diario británico The Independent. Y el alcalde de Londres, el laborista y musulmán Sadiq Khan, ha lanzado su propia campaña vía redes sociales y en un discurso público para parar el odio bajo el hashtag #EndTheHate.

Lo ha hecho mediante un vídeo en el que cuenta los insultos que recibe él desde hace tiempo vía Twitter en el que algunos usuarios llegan a decir cosas como “yo digo que matéis al alcalde de Londres y os desharéis de un terrorista musulmán”.

Pero ya antes de que el alcalde de Londres iniciara esta contraofensiva pacífica, por las redes británicas se extendía la contracampaña “Quiere a un musulmán” (‘Love a Muslim’) convocada para el mismo 3 de abril. “Los musulmanes te quieren (…). ¿Eres una persona ‘normal’ como la gran mayoría de la población? Las personas normales suelen ser demasiado tímidas para mostrar algún aprecio”, parafrasea esta carta tornando el llamamiento a la violencia a uno que incite a mostrar públicamente aprecio por las personas que profesan el islam.

Porque, argumenta esta misiva, “los musulmanes contribuyen con miles de millones de libras a nuestro país, miles de médicos curan a los enfermos, miles de profesores educan a nuestros hijos, y muchos más contribuyen a la política, a nuestros medios (de comunicación), a los tribunales y a nuestras democracias”.

Antes de proponer distintos gestos por los que obtener también puntos simbólicos, el texto anima: “No seas una persona normal. Sé especial. Muestra tu amor”.

Para quienes se animen a participar del “Día para querer a un musulmán” el próximo 3 de abril, esta campaña pacífica anima a realizar gestos que representan justo lo contrario a lo que pretendía la campaña de odio que ha provocado esta:

  • sonreír a un musulmán;
  • invitarle a un café con bizcocho;
  • tirar flores coloridas sobre un musulmán;
  • invitar a un musulmán a tu casa;
  • hacer un viaje de fin de semana con tus compañeros musulmanes;
  • ayunar por Ramadán junto a un musulmán y celebrar el Eid (fiesta musulmana próxima);
  • recaudar dinero para los necesitados, especialmente para Siria, Yemen, Irak, Myanmar, Libia, Cachemira o Palestina;
  • compra un viaje a la Meca para un musulmán.

**Ya que estás aquí… te queremos pedir un pequeño favor. Comparte el trabajo de Salam Plan para que cada vez más personas conozcan nuestro periodismo contra el odio, sin propaganda, sin sensacionalismo. Además, puedes seguirnos en Twitter o Facebook. Pásalo. ¡GRACIAS!