fbpx

¿Los inmigrantes quitan las ayudas públicas a los españoles? Solo el 4,3% de los extranjeros las reciben

Cáritas y Comillas denuncian una “grave segregación social y económica” de los inmigrantes en España a pesar de su arraigo. © Cáritas

Más de la mitad de los inmigrantes son pobres (un 59%) y hay más trabajadores inmigrantes en paro (23%) que españoles (17%), según el Instituto Nacional de Estadística. Pero solo 4 de cada 100 trabajadores extranjeros reciben algún tipo de subsidio.

>>> Sigue a Salam Plan– periodismo contra el odio- en Twitter y Facebook<<<

Cáritas y la Universidad Pontificia de Comillas han puesto sobre la mesa estos datos de fuentes oficiales junto a una nueva encuesta que han realizado entre la población inmigrante en España. El informe “Un arraigo sobre el alambre. La integración social de la Población de Origen Inmigrante (POI) en España” muestra que no existe un abuso de estos sistemas de protección por parte de la población de origen inmigrante, en contra de “discursos hechos y estereotipados que señalan lo contrario”.

El 12,3 % de los hogares formados por ciudadanos de origen inmigrante reciben rentas procedentes del sistema público. El dato se refiere a hogares formados por una media de entre 3 y 4 miembros. Si hablamos de individuos, solo un 4,3% de las personas de origen inmigrante en España perciben algún tipo de ayuda pública, según datos de 2018.

Estos “ingresos sociales” se refieren a rentas mínimas, prestaciones de desempleo, pensiones, becas, etc, si bien el grueso de las ayudas son el paro y las pensiones. Solo 29 de cada 100 trabajadores extranjeros en paro reciben algún tipo de prestación de desempleo, mientras que en el caso de la población española parada son 50 de cada 100 (SEPE 2017).

“Los datos reflejan que en ningún caso podemos hablar de abuso o acaparamiento de las ayudas públicas por parte de la población de origen inmigrante”

Daniel Rodríguez, Técnico del Equipo de Estudios de Cáritas

“Los datos reflejan que la POI [población de origen inmigrante] está infrarrepresentada en el espacio del sistema de protección público, lo que demuestra que si bien hay un uso de los mismos, en ningún caso podemos hablar de abuso o acaparamiento de los mismos”, señala por correo Daniel Rodríguez, técnico del Equipo de Estudios de Cáritas Española.

El estudio denuncia que la población de origen inmigrante sufre una “grave segregación social y económica pese a su fuerte arraigo”. Por ejemplo, tienen peores sueldos y puestos de trabajo aunque el nivel de estudios sea el mismo. La población española con estudios universitarios representa el 29% del total y la población extranjera, un 23%. A pesar de ello, el salario medio de los trabajadores inmigrantes se sitúa en 926 euros mensuales, mientras que el salario medio de los españoles es de 1.477 euros mensuales. El idioma tampoco es un impedimento, pues casi 9 de cada 10 inmigrantes hablan bien o muy bien el castellano.

En España residen casi 8 millones de personas con nacionalidad extranjera (aunque en algunos casos hayan nacido aquí), y conforman el 16% de la población total. Llevan una media de 13 años en España. La mayoría, son de origen latinoamericano (41%). Por países, destaca la población de origen marroquí: 1,02 millones de personas.

>>> También puedes leer: Musulmán no es sinónimo de árabe<<<

>>> Sigue a Salam Plan– periodismo contra el odio- en Twitter y Facebook<<<