fbpx

“Sois mis amigos. Vigilaré mientras rezáis”: las mejores muestras de solidaridad con las víctimas de los atentados en Nueva Zelanda

Andrew Graystone es vecino de Mánchester y quiso solidarizarse con sus vecinos musulmanes. Twitter

Desde un cristiano de Mánchester a las sinagogas de toda Nueva Zelanda o la danza tradicional neozelandesa como símbolo de unidad y fortaleza. Éstos son algunos de las mejores muestras de solidaridad que están surgiendo tras los atentados en Nueva Zelanda, que han dejado 50 fallecidos y más de 40 heridos.

“Sois mis amigos. Vigilaré mientras rezáis”

Con este mensaje escrito a mano en un pequeño cartel, Andrew Graystone acudió a la mezquita de su barrio en Mánchester (Reino Unido) el viernes, 15 de marzo.

Este hombre de 57 años había animado en su Twitter a otros cristianos como él, y todo aquel que pudiera, a reunirse en la parte exterior de su mezquita más cercana “para vigilar mientras nuestros amigos musulmanes rezan”. Alguien le fotografió mientras permanecía a la puerta de la mezquita de su barrio y su gesto se hizo viral.

Por lo visto, otro hombre en Exeter -también en Reino Unido- recogió el guante lanzado por Graystone y acudió con un cartel similar a las puertas de su mezquita más cercana.

Graystone recibió uno 100.000 mensajes en solo 24 horas y aseguró al periódico británico The Guardian que apenas algunos de ellos habían sido negativos. “Eso demuestra la fuerza de elegir la amistad por encima del miedo”, dijo.

Las sinagogas de Nueva Zelanda cerraron en su día sagrado por primera vez

“Por primera vez en la historia, las sinagogas en NZ están cerradas en Shabbat, tras la terrible masacre de musulmanes en Christchurch”, informó el director de la Agencia Judía para Israel, Isaac Herzog, a través de Twitter, según recoge The Times of Israel.

“Estamos unidos en la lucha contra el odio violento y el racismo”, añadió.

La Policía neozelandesa había aconsejado a todas las mezquitas del país que se mantuvieran cerradas de forma preventiva y no les dieron luz verde para volver a la normalidad hasta el domingo, 48 horas después del atentado que ha dejado 50 fallecidos y más de 40 heridos.

Una jefa de policía musulmana de Nueva Zelanda muestra el apoyo de las autoridades

Profundamente emocionada, Naila Hassan comenzó rezando y deseando la paz a todos los presentes. Esta jefa de policía del distrito neozelandés de Waitemata habló ante el público que la escuchaba durante una reunión informativa con ciudadanos en la calle: “Soy una musulmana orgullosa y una jefa en la Policía de Nueva Zelanda. Estoy horrorizada, igual que todos mis compañeros en la Policía de Nueva Zelanda”. Insistió en que están trabajando para proteger a “todos nuestros hermanos y hermanas”.

“Nosotros, la Policía de Nueva Zelanda, haremos todo lo que podamos para apoyar a toda la comunidad, y en particular, a la comunidad musulmana. Insh’Alá”, concluyó invocando la ayuda divina.

El luto cercano de la primera ministra

Con semblante apesadumbrado, Jacinda Ardern acudió de riguroso luto y con un pañuelo sobre su cabeza a hablar con las víctimas supervivientes del atentado, con sus familiares y amigos. Les informó personalmente sobre la situación de la investigación y les aseguró que estaban siendo lo más diligentes posibles para que sus seres queridos pudieran ser enterrados respetando el rito musulmán.

“Estamos de luto, sentimos la injusticia, sentimos la rabia y lo compartimos con ustedes”, les dijo. Su forma de gestionar la tragedia, ha sido aplaudida por Tell Mama, una organización británica de referencia en la lucha contra la islamofobia.

Emotivos ‘haka’ neozelandeses por las víctimas

Un ciudadano anónimo acudió a rendir tributo a las víctimas a las puertas de la mezquita Al Noor, uno de los dos templos atacados, como tantas otras personas que estos días llevan flores a los templos donde han muerto 50 personas.

Este joven bailó solo la tradicional ‘haka‘ mientras otras personas guardaban silencio. Los neozelandeses entienden esta danza como una expresión del orgullo, fortaleza y unidad de los kiwis, como se llaman a sí mismos los ciudadanos de este país.

No ha sido el único, las ‘haka’ se suceden en el lugar donde los kiwis homenajean a las víctimas.

Aunque se conoce como una danza de guerra, pues se bailaba antes de una batalla, la palabra simplemente significa danza, explica el portal de turismo de Nueva Zelanda. Se ha hecho conocida en el mundo entero por la selección nacional de rugby del país, que -como tantos otros equipos kiwi- acostumbra a bailarla.

**Si conoces alguna otra muestra especial de solidaridad con las víctimas de los atentados de Christchurch, puedes mandárnosla a [email protected] Muchas gracias por tu ayuda.

>>> Sigue a Salam Plan- ‘periodismo contra el odio’ en Twitter y Facebook<<<