Pedro Sánchez reivindica justicia y solidaridad frente a “los radicalismos y la xenofobia”

Pedro Sánchez ante la Asamblea General de Naciones Unidas. © Moncloa

El presidente español ha defendido los “beneficios” de una “migración segura, ordenada y regular (…) frente a países fortalezas, narrativas excluyentes y xenófobas” en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

Pedro Sánchez ha advertido que no existen “atajos ni soluciones inmediatas (…) para la crisis de los refugiados y las migraciones”. Confía en sentar unas bases de solidaridad y responsabilidad compartida en la cumbre internacional que se celebrará el próximo diciembre en Marruecos para un pacto mundial de migraciones.

“Cuando la migración es segura, ordenada y regular es posible beneficiarse de sus aspectos positivos. Frente a países fortalezas, narrativas excluyentes y xenófobas, reivindicamos solidaridad, humanidad y respeto”

En su intervención este jueves (madrugada del viernes en España), Sánchez ha recordado que son 68 millones las personas que se encuentras desplazadas de forma forzosa en el mundo entero, ya sea dentro de su propio país o fuera. A su juicio, “la humanidad no puede aceptar(lo) como algo inexorable”, especialmente teniendo en cuenta que el 85% de los refugiados y demandantes de asilo se encuentran en países en desarrollo.

>>> También puedes leer: ¿Puede Libia ser un puerto seguro?<<<

“Empatía y compromiso con esos Estados. Y por encima de todo, justicia y reparto equitativo de esta responsabilidad en la que todos tenemos la obligación de ayudar”, ha defendido.

En este sentido se ha mostrado “orgulloso” de la sociedad española, “que no se ha dejado radicalizar al calor de un discurso xenófobo y basado en la cultura al miedo al diferente”.

“La sociedad española no se ha dejado radicalizar al calor de un discurso xenófobo y basado en la cultura al miedo al diferente”

Además de “solidaridad, humanidad y respeto”, ha señalado también que la clave está en seguir trabajando en la “cooperación” con los países africanos como están haciendo en los últimos años España y la Unión Europea en su conjunto.

Se ha referido sin nombrarlos a países como Italia o Hungría, por sus políticas frente a los refugiados y migrantes. “Muchos países se enfrentan hoy al dilema de seguir siendo sociedades abiertas, o de transformarse en sociedades ensimismadas, en sociedades cerradas, como si el retorno a una falsa calma de las fronteras fuera la única receta ante las incertidumbres de nuestro tiempo. Ya sabemos a dónde conducen esas ideas”, ha manifestado.

>>> También puedes leer: Salvini y la nave militar ‘Diciotti’ o cómo el ministro italiano cambia su discurso según sople el viento<<<

El Gobierno de Pedro Sánchez, sin embargo, tampoco se ha librado de las críticas en su gestión de los refugiados y migrantes en sus 100 días de Gobierno. Unos sectores, como las ONG humanitarias, demandan más y otros consideran que la acogida del ‘Aquarius’ cuando llevaba a 630 personas rescatadas del Mediterráneo a bordo provocó un efecto llamada.

El ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska anunció la retirada de parte de las cortantes concertinas en las vallas de Melilla y Ceuta (implantadas durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero); otra medida no exenta de polémica.

Durante su intervención en Nueva York, el presidente ha reivindicado la necesidad de un “contrato social global” con la denominada ‘Agenda 2030’ de los objetivos de Desarrollo Sostenible.

Otro aspecto que ha querido destacar ha sido la lucha contra la discriminación de la mujer y la violencia de género, en unos días en los que la justicia española está en entredicho por varios casos de asesinatos machistas donde los presuntos autores habían lanzado sido denunciados e incluso habían lanzado amenazas concretas que después se transformaron en hechos.

También ha lanzado un mensaje a los independentistas catalanes al asegurar que los tiempos actuales “no requieren de nacionalismos ni mensajes excluyentes” y ha llamado al “diálogo” y al “multilateralismo”.

**Ya que estás aquí… te queremos pedir un pequeño favor: comparte el trabajo de Salam Plan en tus redes sociales para que cada vez más personas conozcan nuestro periodismo contra el odio, sin propaganda, sin sensacionalismo. Además, puedes seguirnos en Twitter o Facebook. Pásalo. ¡GRACIAS!